Diseñadora VERÓNICA MIRANDA - ¡El mundo del diseño me aporta una profesión a la cual amo y por la cual vibro!


Es una mujer que posee una sensibilidad abrumadora, una creativa que conecta con las emociones, un exquisito concepto del diseño artesanal. La diseñadora Verónica Miranda nació en Logroño y desde siempre ha vivido entre telas y artesanías.
Nos comenta que su madre era modista de alta costura, una artista con mucho gusto al mezclar texturas y géneros.

Desde pequeña debí tener el gusanillo, aunque no era muy dada a crear vestidos. Mi madre era una mujer que siempre iba a la última y muy elegante. Creo que el estilo y la manera de hacer me viene de casa y de hecho desde los 16 años, yo quería hacer moda, pero no existían plataformas...

Estudió Políticas y Sociología, especializándose en Relaciones Internacionales y Sociología Urbana. Pero siempre sintió atracción por lo artístico, aunque ambas carreras aportaron muchísimo en su nueva elección.
Ella accedió a una beca de erasmus, llevándola el último año de estudios hacia Italia, donde volvió a conectar con la moda.

Luego me fui a Inglaterra por unos seis meses y terminé quedándome por dos años y medio, ahí comencé a hacer cursos de fotografía. 
Después decidí volver a España, llegando a Barcelona en donde vivía mi hermano que montaba un restaurante. En mi casa a parte de la moda, somos unos pirados de la gastronomía y siempre nos ha gustado la parte gastronómica y la restauración. 
Me quedé para apoyarlo porque ya había trabajado en ese sector y mientras comencé a estudiar diseño con 26 años. Estudié en el IED donde me di cuenta de que buscaba profundizar en las técnicas, tanto en patronaje, como en los estudios de tejidos, siempre creo que he sido una “Slow fashion”; siempre me ha gustado estar en contacto con los tejidos, modelar en el Maniquí. Eso hizo que buscara otra escuela que me diera otras pautas y tuve la suerte de encontrar el Instituto Catalán de la Moda, fue una etapa en la que coincide con profesionales de primera como Ángel Amor y Elizabeth Palomino.

Marcos Sanchez
Marcos Sanchez

Tuvo la oportunidad, gracias a ambos contactos, poder realizar prácticas y trabajar en el departamento de alta costura de John Galliano y en el de diseño de Lagerfeld Gallery.
Recuerda que anteriormente había visitado París con su hermano para testar el lugar y llevaba una maleta inmensa con toda su tesis llamado "Coleccionista de Mujeres", con tres plafones donde mostraba sus distintas técnicas y en la actualidad las guarda con especial cariño.

En el departamento de John Galliano nos daban plena libertad de crear, hacer tintes, mezclar y preparábamos un book tremendo a base de plafones de tendencias que se estaban trabajando en esas colecciones. Recuerdo que una de mis texturas salió en el desfile de Galliano; trabajé tornillos, hilos metalizados ¡Fue un trabajo increíble!
Luego en París tuve la suerte, de poder entrar en Lagerfeld Gallery, estaba en el departamento de diseño, de prácticas y ahí estaba con Álvaro Castellano, que ahora es Alvarno, en un futuro fue mi jefe en Sybilla.
En Galliano disfruté un trabajo de locura y otra variante muy diferente fue Lagerfeld que definitivamente era el káiser, vi otro perfil de creación, donde todo pasaba por su cabeza.
Tuve la suerte de tenerlo delante, trabajar con él, con otro sistema, era una persona que intervenía en todos los aspectos de la creación, era una cabeza pensante. 

Ambos eran personas admirables y de cada uno de ellos he ido cogiendo cosas, he ido puliéndome.

kissandchips_photography
kissandchips_Photography
A su vuelta a España, estuvo trabajando en Madrid en Sybilla, estaba como responsable de tejidos, porque es una creativa con mucho tacto para los géneros. También trabajó con Ion Fiz, Josep Font y Teresa Helbig y fue en el 2009 que decidió crear su propia marca, “Verónica Miranda Atelier”.

De hecho, nunca he querido montar la marca, yo siempre quise trabajar para otro diseñador y fue hace siete años cuando pusimos la carne en el asador.
Pero tuve la suerte de que una de mis amigas en Paris, que es Judith Andic, estaba colaborando con Teresa Helbig, y me dijo que conectaba muy bien con teresa y estuve con ella un año antes de dar el salto a Cibeles. 
Me encanta su trabajo y creo que hablamos el mismo idioma respetando nuestros mundos. Ahí entre en un atelier, y fue ahí cuando pensé que era el concepto de trabajo que estaba buscando. Poco a poco comenzaron a llamarme amigas y decirme que se casaban otras amigas o familiares y así fueron llegando clientes, paralelamente comencé un proyecto de complementos, de tocados a medida donde utilizamos cueros de mucha calidad, complementos y fornituras que hacíamos a mano.

Nos comenta que su marca “Verónica Miranda Atelier” no sigue tendencias, simplemente intuiciones. Para la creativa es una obsesión siempre dar calidad y que su firma representa todo aquello que le inspira.

Creo que cuando haces una pieza, generas un proceso sobre todo si es manual y artesano, por lo cual tienes que dar el máximo de calidad. 

Me introduje en otro proceso de aprendizaje para hacer los tocados y las flores a mano. Siempre estoy en búsqueda de artesanos que trabajen cosas especiales. Hemos generado nuestro propio telar, que es donde recuperamos las tiras de seda, todo lo que son tonalidades de otros géneros y donde generamos nuestro propio tejido. 

"Veronica Miranda Atelier" es una marca muy versátil, de hecho, mi línea de marca es Versátil, Bridal y Couture; versátil porque existe mucha versatilidad, bridal porque hacemos novias y Couture porque intento que la gente comprenda que hacemos costura.   

kissandchips_Photography
Poco a poco el crecimiento de la marca durante los siete años ha sido increíble, pero siempre con los pies en la tierra como indica la diseñadora, trabajando cada mínimo detalle para las mujeres que están deseando vestir un Verónica Miranda.

No hemos hecho ningún tipo de intervención. No he movido la marca, todo ha sido de boca a oreja. En este año se está dando más presencia, podemos mostrar de manera más trabajada y con coherencia todo lo que se hace adentro. Fue un proceso natural montar mi propia marca, porque nunca pensé ser mi propia jefa.
"Verónica Miranda Atelier" tiene características, a nivel personal el poder oír que se me puede identificar, que reconozcan los cortes y líneas, es un halago, es un éxito de marca. Significa que has podido reflejar tu esencia, además, yo diseño a base del género, es el que me da el concepto de la línea del vestido, puedo visualizar esos cortes y volúmenes en cada colección. 

Mis clientas son mujeres que buscan un trabajo muy personal, con las cuales se crea un feeling, son mujeres que entienden de moda, tienen afinidades y les gusta sentirse únicas con piezas especiales.

Nos comenta que su equipo son sus pilares, indica que ninguna empresa puede ir hacia adelante sin un buen equipo y que ella siente que ha tenido muchísima suerte por encontrarse a personas que han ido dando forma a lo que es Verónica Miranda Atelier.

Una de ellas es Encarna, mi jefa de taller a la cual admiro y no solo adoro, es que la admiro, porque que lleva más de cuarenta años haciendo alta costura, con procesos con los cuales me siento muy identificada. Hemos ido de la mano en la creación de los pilares actuales de la firma. 

Nosotras somos de las antiguas, no tenemos plotters, nuestro patrón es absolutamente manual, todo bajo medida. Nuestros procesos son personalizados, el corte es manual, pieza por pieza. vestido por vestido. Nosotras somos capaces de sacar un patrón por una foto, y eso lo hace Encarna y es fabuloso rodearse con personas que entiendan lo mismo que tú. Por eso defiendo tanto la palabra atelier, que está siendo mal usada. 

Claudia es mi mano derecha a nivel diseño y textura, la conocí hace seis años, ella es diseñadora textil y es quien genera el apartado de telar, la parte técnica de crear nuestro propio Chanel, ella hizo mi vestido de novia, siempre va conmigo y Sergi lleva todo el departamento de contabilidad, sin olvidar a todas las personas que están en el taller ayudando a Encarna.

kissandchips_Photography
Existe un esmero especial con todas las clientas que acuden a su atelier, para ella es importante marcar la diferencia en ese aspecto.

Siempre busco que el trabajo sea más exclusivo. Realizo bocetos del diseño y se hace tal cual, el dossier lo hago a mano y se le entrega a la novia. Trato de hacer un seguimiento personal, porque yo soy quien está con esa persona, soy yo quien la ha entrevistado. 
Hacemos muchos procesos que no se ven, cuidamos mucho del género, creo que he ido afinando al pasar por diversas casas. Soy más fina a nivel de los cortes, aunque siempre tenemos una línea marcada muy minimal.
Cuando las novias vienen con fechas cortas, lo primero que hago es relajarlas, porque sí podemos realizar trabajos a novias exprés, también realizamos para clientas el casual, hacemos trabajos de fondo de armario, hacemos todo lo que se necesite a medida.

Para Verónica el mundo del diseño le ha permitido conectar con muchas emociones, valorar vivencias, pero sobre todo tomar conciencia de todo lo que la rodea. En la actualidad la firma colabora con cinco ONG al mes.

¡El mundo del diseño me aporta una profesión a la cual amo y por la cual vibro! Se me ponen los pelos de punta cuando encuentro el concepto y se que voy encaminada, y cuando una novia esta completamente radiante.
He descubierto mi profesión, aunque desde muy joven estaba marcada, y he intentado recuperar lo que he vivido en casa, ese amor por el tejido. 
Nosotras guardamos el más pequeño retal, porque respeto el medio ambiente, existe ese sistema circular y en nuestro equipo estamos super concienciados. Es más, siempre mi sueño fue entrar en una ONG, estar relacionada con la parte humanitaria.  
He recuperado ese sistema de trabajo, que se vea la diferencia a nivel corte y confección, no es por el hecho de tener. Porque no soy nada consumista. Estoy cansada del sistema que generamos al comprar por comprar.
Le doy mucha importancia a la calidad, intento dar sentido a lo que compro y el cómo lo compro. Con la marca intento generar lo mismo, dar una versatilidad a las piezas.

Verónica, nos indica que muchas veces es complicado el desconectar, porque siempre fluyen las ideas y es algo que le fascina.

Esa parte de mí tengo que trabajar, tengo como cinco perfiles dentro de mi puesto de trabajo y hay muchas cosas que hacía y ahora esta otra persona, pero sigo presente. 
Sigo liberando cosas, aparte de ser mamá y aunque es algo difícil conciliar con la vida de familia, existe un equilibrio.
Los miércoles le dedico una hora a mi clase de yoga y ya llevo casi dos años, y me ayuda a alinear la postura y la cabeza, porque nunca dejo de pensar. 
Es bastante complicado, hay agotamiento y de vez en cuando necesitamos respirar.

Marcos Sanchez
Marcos Sanchez
Marcos Sanchez
La diseñadora nos indica que el crecimiento se va dando según el volumen en su marca y tiene claro que las personas que formen parte de su equipo, todas las personas que intervengan en su taller tienen que saber absolutamente todo.

Vamos incluyendo personal y vamos formándolos con la antigua manera de generar las cosas, esos puntos que en las escuelas ya no las enseñan, se están olvidando de los procesos.

Recuerdo que cuando buscaba trabajo, como había trabajado en muchas cosas, me preguntaban porque había estado en tantos lugares y les decía: ¡Me estaba formando! 
Para mí eso es enriquecimiento personal, es sabiduría, es poder afinar en que sitio, en que tipo de trabajo puedo estar y que es lo que quiero ofrecer.

Por eso hemos ido visualizando, poniendo ciertos pilares para que todo cuadre, y siempre hay movimiento de alumnas, a las cuales les aconsejo que se vayan fuera, que viajen, que hagan muchas prácticas, que cojan experiencias, que no se queden encasilladas.
Quien me iba a decir a mí, que yo estaría trabajando con Galliano o con Karl Lagerfeld, por eso siempre incito a moverse, a que vean que hay mucho más y que así vamos poco a poco madurando en la profesión y en lo que hacemos.

¿Cuál es la esencia de Verónica Miranda Atelier?

La marca nace bajo un nombre, nació bajo una dirección creativa, lleva la firma de quien va detrás. Al final y al cabo está marcando mi estilo. 
Tomando en cuenta a todas las personas que me apoyan. Al final la esencia es la elegancia, es el Chic Couture, es el punto atrevido que forma parte de la marca.

La diseñadora presentó por primera vez sus diseños en el evento Oh! La la Barcelona, nunca ha participado en desfiles porque siente que no termina de posicionar el estilo de la marca con algunos eventos.
En la actualidad está desarrollando la colección de espardeñas, es un año en el cual se encuentran trabajando en texturas interesantes, también están trabajando la línea de niños, innovando la línea de sastrería. Tienen muchos proyectos que le generan ilusión.

Entre mis proyectos, espero que suceda y estamos trabajando en ello, es el estar en el mercado Japonés y en el de Arabia Saudí. Pero siempre vamos poco a poco con pies en tierra. Nuestra proyección obviamente es poder estar a nivel de una colección con ese Soft Couture, que es muy personalizado, es poder formar parte de ciertas casas y galerías donde se les dé importancia a los autores.


Nos fascina descubrir cómo es Verónica.

Soy una persona super cariñosa, muy cercana, me gusta tener a las personas cerca, al mismo tiempo soy muy independiente a nivel personal y estoy centrada en mi trabajo, absolutamente en mi marca, haciendo que se establezca. 
Adoro a mi familia que son lo más importante en mi vida. ¡Soy independiente y natural!

Definitivamente la suma de experiencias ha forjado una mujer que desprende creatividad. Una mujer que inspira y motiva. Una mujer apasionada por cada detalle que refleja su marca.









Entrevista realizada por Karina Casquero Ch.
Imágenes cedidas por Verónica Miranda Atelier 

NUESTRAS RECOMENDACIONES

7 comments

  1. Increíble la historia, carrera y trabajo que hay detrás!
    Me ha dejado fascinada, y con muchas ganas de conocer mucho más.
    Verónica una mujer increíble!

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla, me has dejado encandilada con tu historia, con la trayectoria y con lo conseguido. Mis más sinceras felicitaciones. Una presentación expectacular y unas maravillosas fotos

    ResponderEliminar
  3. Hola chicas, que gusto leer sus entrevistas y conocer gente con tanto talento en esta ocasión me encantó que incluya el tejido y las telas hermoso su trabajo cuanto tuvo que pasar para llegar hasta donde está, me parece inspiradora pues a veces pasamos por cosas que parecen no llevarnos a ningún lado y al final podemos encontrar nuestra pasión como todo está conectado para lograr nuestro objetivo y compartir nuestra Creatividad al mundo entero. 🥰

    ResponderEliminar
  4. Veronica me ha fascinado, que hermoso mensaje me llega en verdad pues hace poco reflexionaba sobre la importancia de tener ejemplos, guías y sobre todo gente que nos motive a crecer profesionalmente. Sin duda el trabajo artesanal es mas valioso y e refleja en lo que hace. Encantada de conocer a esta diseñadora y su bello trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Que interesante la historia de Verónica, su trabajo como diseñadora es impecable y se nota que pone mucho esmero en los detalles, me parece genial que haya tenido oportunidad de formarse junto a grandes del diseño de modas como Jhin Galliano y Karl Lagerfeld y como equilibra su vida personal de la profesional, sin duda es toda una inspiración.

    ResponderEliminar
  6. Ahí es nada las empresas donde pudo hacer las prácticas, quién pudiera rodearse de tanta mente creativa y que encima te dejen a tu aire...Se nota que le gusta jugar con los tejidos en la muestra que traes, bss!

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa
    Ay no conocía a esta diseñadora pero me ha parecido una mujer muy especial y con muchísimo talento, ha sido genial leer sobre ella
    Sus diseños son espectaculares, me gusta la delicadeza y elegancia que tienen
    Un besazo

    ResponderEliminar