Emigrante, de aquí… Diariamente somos muchos escribiendo una historia


El FMI registra la posible salida de más de 10 millones de venezolanos antes del 2023*, ¿qué es esto para los millones de personas en la segunda guerra mundial o los ataques económico- sociales de la actualidad?, ¿es la guerra el único motivo de salida?, ¿y si lo viéramos como un reto personal?; sin quitar el mérito de nuestros antepasados, luchadores incansables y propagadores del crecimiento universal.


           Dicen que emigrar es una de las decisiones más difíciles que tomamos algunos. Cuando son las guerras el motivo crucial, para muchos es la única y sabía opción; mis abuelos que poco pisaban los veinte y treinta años dejaron Italia para tomar un barco que cruzaría el Atlántico (con mi padre y tío menores de 10 respectivamente), llegarían a Venezuela, tierra rica y conocida internacionalmente por su fuente de poder: El petróleo, ese Oro Negro que despertaba curiosidad a todo el planeta, conjuntamente por un clima cálido propicio para la producción y disfrute social; sin embargo, sabias palabras de mi anciana favorita días antes de ser yo quien tomara la decisión de partir: “La historia es cíclica y quizá, algún día veas a tus nietos partir”.


             Era el año 2014, Venezuela vivía a diario con sus calles colapsadas por manifestaciones (que ya tenían años azotando ‘palpitantemente’ las calles desde hace meses y años), consignas de dos bandos, la electricidad era cuestión de suerte y fuera de las fronteras se decía que quizá no teníamos papel higiénico en los lavabos, es así, éramos un mundo paralelo entre noticias y políticas, sin embargo, yo era una joven de 25 años que después de mucho pensarlo, y sin ninguna razón política ni social, siempre quiso vivir la aventura, arriesgar e intentar, pongamos pues el acento en la situación política; pero qué podía salir mal, yo siempre podía volver a ‘casa’.

            Asimismo, el suelo de Carlos Cruz Diez, pintor y escultor venezolano me despedía en la capital venezolana, su arte en los pasos de un aeropuerto internacional, mis dos maletas y una mochila eran solo lo físico que me representaba, yo era más… era de esas personas que tienen miedo y felicidad al mismo tiempo; sabía que mi vida era más mía, tenía el doble de ganas de vivir y más del doble en soñarla.


             Cabe destacar, no era mucho el dinero que llevaba encima, ni siquiera lo suficiente y aún recuerdo esas citas infinitas de mi abuela: “…te costará como me costó a mí, te dolerán los recuerdos, pero algún día amarás ese país como yo amé Venezuela”, y así es. Hoy después de seis años de mi llegada a España, solo tengo que decir: ¡Gracias!; porque a pesar de pensar que muchas veces me equivoque, sé que hoy lo volvería a hacer. *El Fondo Monetario Internacional revela la posible cifra de más de 10 millones de venezolanos que abandonaran el país caribeño antes del 2023, sin embargo, yo no abandoné a nadie, yo necesitaba vivir esto y lo busqué desde siempre y quizá tú también necesites vivirlo y lo compartas conmigo. España, por ejemplo, registró un crecimiento considerable de extranjeros en su población del 2019, cifra que no se superaba desde 2014, hoy en día es más del 10% de la población residente en el país con casi cinco millones de personas.

            Ahora bien, que fácil parece tomar un avión, un destino y decirle a adiós a todo a tus recuerdos y a tus amigos. Sabes qué, está bien llorar, está bien sentirse solo a veces, está bien tener que comprar el primer abrigo para ese invierno que no puedes aguantar, está bien extrañar, buscar amigos en el primer bar y hacer mercado a veinte cuadras de tu casa, camina, sin duda, camina un montón… pero sabes que llegará un momento donde ames tanto el nuevo lugar que dejará de ser nuevo y será más tuyo. 
Edgar Ramírez, actor-venezolano hoy en Hollywood nos escribió algo que para mí fue estrictamente necesario decirle al Mundo: “…yo no extraño Venezuela, yo extraño todo lo que viví en Venezuela”, se extraña los sueños que uno se hizo de un lugar, de una persona, de un pensamiento.

            Seguidamente, hoy migro cada vez que viajo, cada vez que algo me ilusiona, después que emigras una vez, el mundo te pertenece. Emigrar te hace conocer culturas, eres ‘prácticamente un turista para siempre’, no eres de aquí ni de allá, no perteneces pero eres a la vez de todas partes, eres del Mundo, de quien te pronuncie, eres la educación de tus padres, la enseñanza de tus maestros y el profesor de una nueva sociedad y tus hijos serán la raíz de esa semilla del otro continente, tu anterior ‘hogar’, eres de valores, del buenos días por la mañana, del gracias y adiós, de los buenos actos y de los malos seguramente también, eres comidas y de infinitas sobremesas, “eres la mezcla de tus abuelos, mitad de allá y mitad de aquí”. 
La familia se convierte en una llamada por Skype, en una conversación de más de un minuto por nota de voz, de las navidades con amigos que quizá recién conoces, de regalos inesperados y nuevos abrazos físicos pero muchos mentales; sin duda llevas experiencia en extrañar, pero sabiduría en el vivir, eres de esos que se atrevieron a cambiarle el sabor al paso constante de vivir una experiencia. 


             Es así, donde tendido el horizonte en una playa que en nada se parece a las mías, salvo que nos une el agua de un mismo planeta, descubrí que somos simples personas viendo las olas andar a su ritmo, donde aquí la gente y el agua son más frías (o no) y los días de invierno me congelan los pies y algunas partes del cerebro. Ahora bien, ‘Alex’ como algunos me llaman, es periodista de profesión, pero emigrante por decisión. Una mujer ‘empoderada' como solo un adjetivo calificativo. Ahora bien, prefiero pensar que tanto hombres como mujeres hemos venido a vivir experiencias, que algunas veces ni siquiera buscamos, cada uno a su forma y manera, que aquí lo realmente importante es vivir, y que, aunque para algunos emigrar sea sobrevivir, para otros es la vertiente de una nueva versión 2.0 de ti mismo.
____

             Finalmente, unos emigran solos como yo, otros en familia, y sinceramente no sé en que punto medimos la dificultad del proceso, solo puedo decirles que: ¡No es fácil!, somos valientes en todo el camino; siempre que estés dispuesto da las gracias, ayuda, enseña, aporta, si la vida te da la oportunidad de dar ejemplo, se el reflejo de tu sociedad.
___

¿De dónde serán mis hijos?
Pues no lo sé, en mi caso quizá sean españoles, hijos de una venezolana con bisabuelos italianos; lo que sí es seguro, es que tendré hijos llenos de Mundo. Porque el regalo más grande que puedes regalarle a tus hijos serán experiencias, y si la historia es cíclica, seguramente tendré que ir con 60 años a visitar a mis nietos en Asia, yo me atrevo…

¡Nos vemos en el próximo capitulo!

See you…




Redacción y Fotografías. Alexandra Ruggiero

NUESTRAS RECOMENDACIONES

20 comments

  1. Maravilla de articulo Alex! Te estrenas por todo lo alto. Me engancha la pasión con la que escribes. Eres muy valiente y admirable 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eli! me estrené en el 2014 con una gran decisión, ciertamente somos muchos los valientes, hoy decido compartir mi experiencia y ser vocera de un movimiento mundial :) gracias por el apoyo, próximamente tendremos más!

      Eliminar
  2. Somos de donde está nuestro corazón.
    Magnífico artículo.
    Un saludo
    Mercè Taús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercè me quedo con tu frase, somos de donde está nuestro corazón... somos hogar en cualquier parte. Muchas gracias!

      Eliminar
  3. Me ha encantado!
    Yo me fui a estudiar, y hasta que no se vive, no se sabe realmente, cual difícil es estar fuera de casa y con los que quieres lejos, con el tiempo, encuentras tu nuevo hogar, tiene cosas buenas y malas, como todo, pero eres admirable, gran post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El mundo gira y gira! y nosotros debemos ir con el... atreverte a ir por un tiempo determinado o para siempre es todo un reto, y me alegra que lo hayas experimentado, sin duda, somos un antes y un después!

      Eliminar
  4. Hace muchos años en la época de nuestros abuelos eran ellos los que huyeron a Venezuela a buscar un mundo mejor... Quien les iba a decir que sus nietos serían los que tendrían que huir de allí y volver a España para buscar los mismos que ellos buscaban... Y tal como van las cosas aquí ahora no tengo claro que no vaya a volver a pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es cíclica en muchos aspectos, lamentándolo mucho las circunstancias de nuestros abuelos fueron mucho más fuertes, duras y definitivamente injustas en muchos casos, sin embargo, el mundo nos esta dando un mensaje... debemos ser y vender valores antes que armas, el mundo nos da lo que le ofrecemos! Un placer que me leas Zoraida, hasta el próximo miércoles, continuamos con más...

      Eliminar
  5. Hola guapa
    Wow este artículo me ha parecido maravilloso! ME ha gustado mucho conocer tu historia así que gracias por compartirla con nosotros!
    Me ha servido para saber más pero al mismo tiempo también para reflexionar, y eso siempre es de agradacer
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Arien! el agradecimiento es recíproco, darle valor a mis palabras es mi función, hacer que cada uno de ustedes se lleve una reflexión es sin duda la misión de los que con palabras sabemos expresarnos y de los medios que responsablemente le damos al mundo nuestro cariño y trabajo... podrás seguirme leyendo muy pronto!

      Eliminar
  6. Yo siempre digo que admiro a la gente así, porque yo no podría dejar atrás todo, sobre todo mi familia, y buscar salida en un país desconocido. Creo qee debe ser personas muy 💪 fuerte, sobre todo mentalmente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola...
      Es duro, no es para todos... pero los que algún día tomamos esta decisión sin duda y al igual que tu lo que más nos duele son nuestros seres queridos, pero sabes qué, al final el camino te demuestra que hay mucho más por lo que dar eternamente gracias!

      Eliminar
  7. No debe ser nada fácil dejar tu tierra y empezar en una nueva, pero a veces no queda otra opción y es admirable cuando las personas se abren paso y con el tiempo se establecen, en mi caso si bien me gusta viajar soy de las que siempre prefieren volver, por la familia más que nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rebeca! No es solo el suelo que pisas, son los recuerdos los que más a cuestas nos ponen la decisión, pero afortunadamente los que vivimos en esta generación la tecnología nos da el enorme privilegio de sentirnos siempre cerca...
      Gracias por leerme, nos vemos muy pronto!

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho y que te puedo decir yo también emigre, primero de un estado a otro en mi país y por último bueno aún no lo sé pero hasta hoy en mi historia personal y de vida emigre de un país a otro con muchos cambios y al día de hoy no terminan los retos, los obstáculos y la metas a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lidia muchas gracias por escribir!. Emigrar es de valientes incluso si estos deciden volver con "fracaso", nadie está completamente preparado para estas decisiones y ciertamente como en tu caso muchos se ven obligados intentarlo una, dos y tres veces más... no decaigas tu sabrás perfectamente el lugar donde quieres estar! eso si... busca siempre dentro de ti!

      Eliminar
  9. Mi abuela era española. Ella con su familia migraron a México y siento en la piel mucho de lo que cuentas.
    Los migrantes son, como dices de ningún lado.

    Pero suerte tendrán tus hijos de ser ciudadanos del mundo.

    Gracias por este maravilloso relato y contarnos tu historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yuridia, nuestra historia se repite... y nuestros hijos o nietos vivirán hermosas experiencias, nosotros vayamos donde vayamos o incluso si permanecemos lo más importante es sembrar valores, que de eso debería estar lleno el mundo. Suerte tendrán mis hijos, y los tuyos, los de todos lo que nos atrevemos a crecer en un mundo sin fronteras...
      Gracias por leerme, tengo más próximamente para ustedes!

      Eliminar
  10. ¡Hola a todos!, muchísimas gracias por su afecto y bonitas palabras, los valientes nacemos de los pueblos que creen en nuestras herramientas de poder; mi poder es la voz... mis letras, comunicarme... y ustedes mi mejor forma de difundirle al Mundo. Den siempre tres cosas, más ricas que cualquier otro regalo: tiempo, experiencia y valores... y les aseguro que el mundo será diferente!
    Nos leemos muy pronto!

    ResponderEliminar
  11. Es una decisión muy valiente que no todo el mundo es capaz de tomar. A veces es más fácil callarse y conformarse con lo que hay, aunque se esté a disgusto,que dar el paso y tomar un avión o barco y empezar de cero, bss!

    ResponderEliminar