EL RITUAL DEL HAMMAM CON SAVON STORIES

viernes, abril 12, 2019



En los países árabes el Hammam forma parte importante de la rutina de hombres y mujeres, y no solo por sus efectos sobre la piel, si no, sobretodo por sus beneficios para el alma y la mente.
El ritual del baño árabe, también conocido como baño turco, tiene propiedades detoxificantes y relajantes, además de ayudarnos a activar la circulación, eliminar células muertas y depurar nuestro organismo.

Ya en Grecia y Roma los baños eran una parte esencial de la vida cotidiana, y un lugar de reunión social. En el Hammam se mantiene este punto de reunión añadiéndole además una serie de rituales.
Para ello se utilizan productos de la cosmética tradicional marroquí con propiedades extraordinarias para nuestra piel.

En primer lugar se realiza un baño de vapor para abrir los poros y eliminar toxinas de nuestro organismo.
A continuación se procede a la aplicación de el jabón negro marroquí o jabón Beldí.
Se deja reposar por unos minutos para que nuestra piel absorba todas las vitaminas, al estar hecho de olivas, aporta una gran cantidad de vitamina E, la vitamina antioxidante más potente y efectiva.

Pasado un rato se trabaja esta pasta de olivas marrones con un guante de exfoliación conocido como guante Kessa, durante el trabajo de exfoliación se utilizará agua caliente, para mantener el poro dilatado.
A continuación eliminaremos el jabón con agua a presión.
La sensación de suavidad y regeneración de la piel es inmediata, y el efecto dura durante semanas.
Para terminar nuestro ritual tomaremos un baño frío, este cambio de temperatura regulado consigue estimular la circulación corporal.

Los productos necesarios para nuestro ritual.

En el Ritual del Hamman se utilizan una serie de productos de origen natural, productos utilizados  desde antaño por los berebers.

El más importante es el jabón marroquí o Beldí, un jabón fabricado únicamente con aceite de oliva, aceitunas trituradas marinadas en sal, y utilizando un método de saponificación en frío.

Sus propiedades son las siguientes:

  • Aporta brillo y luminosidad a la piel.
  • Elimina toxinas y células muertas.
  • Nutre la piel y la suaviza.
  • Aporta vitaminas.
  • Exfoliante e hidratante natural.
  • Elimina acné.
  • Ideal para pieles sensibles o atópica.

Acabado el ritual de limpieza y exfoliación, podemos seguir con una mascarilla de Rhassoul.
El Rhassoul es un tipo de arcilla de origen volcánico que solo se encuentra en la región de Fez, en Marruecos, esta arcilla elimina impurezas, refina y aclara la piel.
En muchos países árabes se utiliza este polvo como champú depurativo y regulador, que aporta un brillo increíble a nuestro cabello.
Como último paso aplicaremos el Aceite de Argán, también conocido como el oro líquido de África para nutrir nuestra piel y otorgarle un halo extra de luminosidad.
Es importante indicar que el Ritual de Hammam sirve tanto para cuerpo como para cara, en el caso de utilizarlo en el rostro eliminaremos el uso del guante exfoliante de Kessa y trabajaremos el jabón marroquí directamente con las manos.

La maravillosa línea Raw de Savon Stories pone a nuestro alcance todo lo necesario para disfrutar de este baño ancestral en nuestro propio hogar.





¡¡¡No os quedéis sin vuestro momento Hammam!!!

Disponible en Kriim Natural Cosmetics.
C/Boters nº5.


Redacción: Eva María Valero de El jardín de Belladona 
Fotografías: Karina Casquero Ch.

7 comentarios

  1. Hola,
    No tenía ni idea de cómo era el ritual árabe. Lo que más me ha llamado la atención es la elaboración del jabón marroquí, que es exclusivamente con olivas. Sería una delicia poder asistir a uno de estos baños y relajarse en ellos. Me ha gusatdo tu artículo.
    Un saludo!! ^,^!!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, pues la verdad es que todo el ritual del Hamman me ha sonado de maravilla! no tenia ni idea de como era el ritual pero le veo la importancia para cuerpo y mente! que buenos estos productos para acercarte a ese momento de placer, me los anoto! besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, que interesante el articulo que nos traes. No conocía el ritual del Hamman y tampoco que había toda una linea de productos para poder llevarlo a cabo en casa. Me llama la atención el jabón hecho exclusivamente con olivas. Me lo apunto para probarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Mientras te leía, me imaginaba en un baño de esos, frotandome todos esos potingues.
    Había escuchado de éste ritual, pero nunca así, con tanto detalle. El jabòn me ha llamado bastante la atención, sobre todo por todos los beneficios que aporta a la piel, tengo que comprarme uno..
    Echo de menos las reseñas de frascos abiertos, de colores y texturas. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Madre mía que buena pinta tienen todos los productos destinados al ritual o baño Hammam.
    Normalmente ya sabes que cuando nos enseñas tantos productos suelo decantarme por uno u otro, vamos el que me llama más la atención, pero en esta ocasión me es imposible, porque por lo que nos cuentas, todos funcionan en armonía para dar a nuestra piel todo el cuidado que se merece.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Ains me encantaaaa!! Adoro los tratamientos a base de productos naturales y tengo que decirte que, conforme te leia, me iba imaginando que estaba disfrutando del tratamiento en un baño turco... ¡cuanto relax y disfrute!

    ResponderEliminar