DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER: ANNA LUCIA PINTO - ¡SOLO EMPODERANDO A LAS NIÑAS Y LAS MUJERES EN EL MUNDO Y CREANDO OPORTUNIDADES PARA TOD@S, PODEMOS AVANZAR HACIA SOCIEDADES MÁS SOSTENIBLES E INCLUSIVAS!

viernes, marzo 08, 2019


El origen del Día Internacional de la Mujer, tuvo lugar el 21 de Marzo de 1911; una época enmarcada por la industrialización y el auge del movimiento obrero, gracias a este movimiento, las mujeres entraron al mundo laboral, pero no iba hacer fácil, las precarias condiciones laborales, desencadenaron verdaderos obstáculos para aquellas valientes mujeres que se abrían paso a la revolución industrial.

Ciento ocho años después, parece mentira que aun salgamos a la calle a reivindicar el papel de la mujer en la sociedad, aunque se haya avanzado en este tema, queda mucho por aprender, reconocer y cambiar.  Hoy 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer, queremos reflexionar lo que representa este día y quien mejor que  una mujer que ha dedicado mas de diez años en el empoderamiento de  mujeres de los cinco continentes; Anna Lucia Pinto  tiene una gran  dedicación  y amor  por su trabajo, ha visto en los ojos de cientos de  mujeres, la lucha por la igualdad y reconocimiento en esta sociedad que despierta poco a poco.


El empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género son el hilo conductor de mi formación académica, mi carrera profesional y los principios rectores de mi vida. En los últimos 12 años he trabajado para el sector no gubernamental y también para instituciones internacionales como coordinadora de programas de cooperación internacional para el desarrollo y la inclusión social. 
Mi experiencia incluye la gestión de diversas iniciativas para apoyar la equidad de género y reducir la discriminación y la violencia hacia las mujeres en América Latina, África del Norte, Medio Oriente, África subsahariana, el Caribe y Europa.
Soy profesora de yoga y combino el enfoque de derechos humanos y empoderamiento con la práctica del yoga para apoyar mujeres que quieren afirmarse y desencadenar cambios positivos en su vida.


Desde tu experiencia con mujeres de varios países. ¿Qué significa para ti el día internacional de la Mujer?

El día internacional de la mujer es un día de denuncia y de protesta, es un día de lucha y de unión al mismo tiempo. Es un día que se juntan las mujeres (y algunos hombres) de todo el mundo para decir no a la discriminación y a la violencia de género y es un día de defensa de la justicia social.  Una justicia que reconozca y valore el trabajo y el rol social de las mujeres y cree las condiciones necesarias para que puedan participar como los hombres en el desarrollo de las comunidades, a nivel local, internacional o virtual. Es un día de protesta contra las violencias machistas y de apoyo al derecho a decidir sobre el cuerpo y la vida, que todavía se niega en muchas culturas.

Es también un día de sensibilización sobre el papel de la mujer en la sociedad. A través de la conmemoración de un evento desastroso, donde perdieron la vida muchas mujeres que trabajaban en condiciones insoportables, y nos acordamos que  en muchos países del mundo  su trabajo sigue siendo invisible, discriminado y mal pagado.

Para mí es muy importante celebrar el 8 de marzo porque nos recuerda que, a pesar de algunos avances hacia la igualdad, siguen existiendo estructuras sociales discriminatorias, leyes, hábitos, creencias, culturas profundamente consolidadas en todos los grupos sociales, que perpetúan estereotipos, violencia de género y discriminaciones que pisotean los derechos de las mujeres.


Actualmente ¿Cuál o cuáles crees que son los obstáculos más grandes que tienen las mujeres? En el ámbito familiar, laboral y social.

No bastaría un libro para describir los obstáculos que encuentran las mujeres en los distintos ámbitos sociales y familiares. Afortunadamente, es un tema que en los últimos 50 años se ha estudiado e investigado siempre, gracias trabajo fundamental de las activistas e investigadoras feministas.
También las organizaciones internacionales y la academia han empezado a darle importancia, después que una publicación del Banco Mundial en 2001, destacó que las sociedades que discriminan por género, tienden a experimentar menos rapidez de crecimiento económico y reducción de la pobreza que las sociedades que tratan a hombres y mujeres más igualmente. Distintos estudios han confirmado que las disparidades sociales de género producen resultados económicamente ineficientes. Pero basarse en los indicadores económicos deja gran parte del problema claramente irresuelto:  No es solo contratando a más mujeres que encontraremos una solución a la inequidad de género y a las crisis económicas.

Uno de los problemas principales y causa de la inequidad de género, es la persistencia de una estructura social y un mercado del trabajo creado por los hombres que refleja las necesidades y características de la populación masculina, que no toma en cuenta que las mujeres somos seres completamente distintos.

¿Cuántas veces hemos sentido decir que para hacer carrera y llegar a posiciones de poder y decisión una mujer tiene que renunciar a su vida de madre y esposa, y a la vez adaptarse a un ritmo de vida y de trabajo intenso, que aporta crecimiento económico, donde solo las performances profesionales optímales son premiadas? Se trata de un sistema que se ha construido sobre una división de responsabilidad de género que ve el hombre como el bread winner (el sostén económico de su familia) y trabajador formal, con todos los derechos que eso conlleva.  ¿Cómo se puede pretender que las mujeres participen y encuentren su sitio digno en este mundo masculino sin sentirse incapaces, inadaptadas  y alejadas de si mismas?
En el mercado del trabajo, como en la sociedad y en el ámbito familiar es necesitamos reconocer y dar dignidad a la naturaleza cíclica de las mujeres, a su especial contribución a la especie, en términos de producción de vida... Por ejemplo, la procreación sitúa a la mujer en una situación diferente del hombre que debe ser reconocida, con todas sus consecuencias, como premisa para exigir de la sociedad una justa valoración de los costes sociales del mantenimiento de la vida o dejando la libre elección de decidir si y cuando dar la vida.


Las fundamentales funciones y características biológicas de las mujeres han pasado a desventajas sociales y desafortunadamente es una realidad que existe y persiste en casi todos los lugares del mundo, de forma distintas. Pienso por ejemplo al embarazo que en general penaliza profesionalmente a las mujeres, a la baja después del parto que es tan corta que no permite vivir los primeros meses de maternidad tranquilamente, el trabajo de cuidado que obliga muchas mujeres a trabajar a tiempo parcial o a dejar su trabajo para no gastar todo el sueldo en niñeras, a la falta de información sobre los derechos sexuales y reproductivos, a los tabús sobre las menstruaciones o la planificación familiar, a la idea que para ser una mujer “de verdad” es necesario estar casada (posiblemente con un hombre rico) y tener hijos (especialmente niños), al aborto ilegal, a las niñas obligadas a matrimonios arreglados por los padres sin posibilidad de elección y la lista es mucho más larga.

¿La connotación laboral y física asociada al género es una problemática para la mujer? Es decir ¿Las mujeres seguimos destinadas a realizar "trabajos de mujeres"?

Pienso que la división del trabajo tiene que depender de la libre elección de cada uno. Recuerdo un proyecto en Uruguay de apoyo a la formación técnica y profesionales de las chicas en algunos barrios pobres alrededor de Montevideo.
La mayoría de jóvenes mujeres se concentraban en los cursos de peluquería y estilismo, pero un grupito de chicas había elegido de trabajar en el taller de mecánica para automóviles y motos.

!Nunca olvidaré la felicidad y el entusiasmo de estas adolescentes durante sus clases y la determinación a seguir trabajando en este sector!

Como ha teorizado el filósofo y economista Amartya Sen, más libertad y más capacidad de elección tienen un efecto directo sobre el bienestar de las personas, incrementándolo. Falta todavía mucho para que las mujeres se sientan totalmente libre de elegir su carrera y su profesión, seguir su pasión sin miedo y sin condicionamiento culturales o expectativas familiares, pero estoy convencida que vamos en la buena dirección.


¿Crees que existe la desigualdad de género en igual proporción en el entorno rural que en el entorno urbano?


La desigualdad de género existe tanto en contextos rurales como en los urbanos. No estoy de acuerdo con los que creen que en zonas rurales hay más discriminación que en las ciudades. Por ejemplo, he trabajado con comunidades indígenas en Choco en Colombia, donde las mujeres tienen un papel muy importante en los procesos de toma de decisión y participan activamente en la definición de las políticas de la comunidad.

De otro lado, he asistido y he sido víctima en muchas ocasiones de Mansplaining (explicar algo a alguien especialmente un hombre a una mujer de manera considerada como condescendiente o paternalista) o  Manterrution (interrupciones innecesaria por parte de un hombre en medio de una explicación o discurso) y Bropropriating (apropiación de una idea de una mujer por un hombre llevándose el merito de la misma)  en entornos laborales muy formales y urbanos.
 
Tenemos que abrirnos a la idea que hay distinta forma de desarrollo y distintas soluciones a los problemas de inequidad y dejar de pensar que el modelo de desarrollo occidental es lo que tenemos que perseguir para unas sociedades más igualitarias.

Lo cierto es que en zonas rurales como en zonas urbanas, en países económicamente ricos y menos ricos, las mujeres se enfrentan a problemas comunes como por ejemplo el trabajo invisible e informal: el trabajo doméstico, de cuidado y lo que se hace en las empresas familiares, sobre todo agrícola. Se trata de un trabajo anónimo y sin derechos que impacta negativamente la salud y el bienestar de las mujeres y representa un obstáculo no sólo para el pleno desarrollo de su vida sino para la sociedad en general.
La "invisibilidad" del trabajo no remunerado, especialmente en los cuidados, supone el 55 % del PIB de España. Si este trabajo tuviera valor monetario o se traduzca en precio podría desencadenar cambios sociales muy importantes.

Desde hace varias décadas los estudios sobre el uso del tiempo han proporcionado una gran masa de información sobre la forma en que las personas usan el tiempo aportando datos sobre el desigual reparto del trabajo total, tanto remunerado como no remunerado entre mujeres y varones, y pueden ser utilizadas, a su vez, para calcular el valor económico que el tiempo de trabajo no remunerado aporta a las economías.
Según una encuesta en 19 países de Naciones Unidas, las mujeres dedican la menor cantidad de tiempo al mercado laboral (2,3 horas) y en contraste los hombres dedican la menor cantidad de tiempo al trabajo doméstico no remunerado (2 horas por día).

Como reflejo de la importancia cada vez mayor de los datos sobre el uso del tiempo para el desarrollo, su recopilación es esencial para la meta 5.4 del Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, que insta a reconocer, reducir y redistribuir el trabajo no remunerado de cuidar a otras personas como una condición para lograr la igualdad de género. Tomando en cuenta las dificultades metodológica y de ejecución, esta encuesta proporciona datos muy importantes para poner en marcha iniciativas y políticas públicas que aboguen por la igualdad de género, en zonas rurales y urbanas.  Tenemos que seguir luchando y abogando para que esto sea una prioridad para nuestra clase política.

¿Qué piensas frases cómo? El feminismo es ir en contra de los hombres.

Es una reacción de defensa frente a la propuesta de un modelo social alternativo, que introduce nuevas dinámicas y altera las relaciones de poder. El feminismo es una lente que analiza la sociedad para identificar las desigualdades existentes y desmontarlas. Por eso no es una lucha contra los hombres, más bien es una lucha para una sociedad más justa, donde los estereotipos de género se desintegran dejando espacio a la libre expresión de la feminidad y la masculinidad de cada uno, sin obligaciones, imposiciones o expectativas. Esto presupone cuestionar y acabar con valores heteropatriarcales que han reprimido las mujeres durante siglos, y por eso provoca reacciones de frustraciones, temor y reacciones delante del riesgo de perder el control y la autoridad en muchos hombres.  Como escribe Nuria Varela en su libro 'Feminismo para principiantes' (un libro que tod@s tendríamos que leer):


“El feminismo es impertinente, porque cuestiona el orden establecido, y el orden establecido está muy bien establecido para quienes lo establecieron, es decir para quienes se beneficia de él”.

He decidido dedicar mi vida a estudiar y apoyar cuestiones de género y de empoderamiento de las mujeres porque creo firmemente que solo fortaleciendo la posición de las niñas y las mujeres en todo el mundo y creando oportunidades para todos, podemos avanzar hacia sociedades más sostenibles e inclusivas. El feminismo pone sobre la mesa problemas tan enraizados y silenciados en la sociedad que aún hoy no se han solucionado, como la violencia machista y nos propone soluciones revolucionarias para acabar con ellos. Me parece que muchos hombres todavía no están listos para esta revolución, y por eso necesitamos más educación de género y muchos más días como el 8 de marzo.

¿Somos permisivos en la hipersexualidad de la mujer en los medios de comunicación, Redes sociales, publicidad?

Los medios de comunicación son herramientas muy poderosas que contribuyen a crear el conocimiento, la crítica, la reflexión y las actitudes sociales hacia los roles de género. He coordinado un proyecto que apoyaba la mejora de la participación y la representación de las mujeres en el sector audiovisual de 7 países del sur del Mediterráneo donde hemos analizado cómo se transmite y estereotipa la imagen de las mujeres en la pantalla y en el cine. Es muy interesante ver como los diferentes medios de comunicación europeos y árabes tratan el tema de mujeres y temas sensibles al género de forma distinta y como cambia el ideal de mujer en los países.

El lenguaje utilizado sobre estos temas también es diferente, curiosamente, por ejemplo la palabra “género” no tiene equivalente en árabe, simplemente se transcribe utilizando otros idiomas como el inglés o el francés. Por cierto, en nuestra sociedad occidental existe una hipersexualidad de la mujer en los medios y una objetivación del cuerpo femenino que a ratos llega a niveles espantosos, no sé si se trata de permisión, más bien pienso que falta una conciencia y conocimiento sobre el papel de las imágenes en la construcción o perpetuación de estereotipos de género.

El sector audiovisual es un sector relativamente poco estudiado desde una perspectiva de género. Es muy raro que las escuelas de cine y los cursos de publicidad y marketing integren en la oferta formativa la perspectiva de género, y a los jóvenes, que son los que más utilizan las redes sociales, les damos muy pocas informaciones sobre la desigualdad de género, ni les ayudamos a entender como en las redes se pueden fácilmente hacer violencia de género “solo” con una imagen. De otro lado, el sector audiovisual sigue siendo dominado por los hombres, la participación de las mujeres es muy baja y concentrada en determinadas categorías profesionales (estilista, maquilladora, diseñadoras...) y esto es un problema global.
Afortunadamente las cosas empiezan a cambiar, y hay muchas más jóvenes que emprenden la carrera de directora de cine o productora, el camino es todavía largo pero las buenas noticias y los logros no tardan a llegar. Así lo demuestra el Oscar a mejor documental corto de este Rayka Zehtabchi, directora de "Una revolución en toda regla" que cuenta una historia de la producción de compresas para la menstruación en un pueblo de India y los cambios en la vida de la comunidad que ha llevado. Ella misma declaraba: "No me puedo creer que una película sobre la menstruación haya ganado un Oscar".

Fue un verdadero privilegio poder compartir esta entrevista con Anna Lucia una mujer que lidera mujeres desde el respeto y el cariño, sabemos que hay muchas mujeres como ella, tratando de cambiar paradigmas, cada una desde su realidad, por ellas, por nosotras,  no miremos hacia otro lado cuando una mujer necesite ayuda, el valor de cada una de ellas es el motor del cambio.

¡Feliz Día Mujeres!


Entrevista realizada por Zulma Sanchez.
Fotografías cedidas por Anna L. Pinto.

8 comentarios

  1. Es cierto que hemos avanzado mucho en igualdad y derechos pero nos queda mucho mas todavia y hay que seguir "reclamandolos" para todos los sectores.

    En el medio rural y en otras culturas hay que seguir trabajando "con y para" las mujeres empoderandolas y mostrandoles toda su fortaleza desde la niñez.
    Felicidades por tu labor
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Me ha gustado mucho artículo, sobre todo por el contraste que ofrece las preguntas que has realizado. Tenemos que salir porque aquí seguimos sin conseguir la igualdad, pero es que allí hay que conseguir que se tenga algún derecho. El camino es largo, pero creo que podemos hacerlo. Creo que artículos como este nos sirven para conocer y reflexionar, así que te lo agradezco.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho la entrevista, y la forma en que Ana Lucía plantea las cosas, sobre todo "la lucha sin parar" para conseguir que mujeres y niñas, tanto en países ricos, como si no, tengan derechos y libertades. Me gusta la dedicación y entrega hacia su trabajo, y el ayudar a mujeres de comunidades en areas rurales.No sabía que una película a cerca de la Menstruación había ganado un Oscar,,,me encantará ver ese corto..Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Qué gran mujer. Es fascinante la manera en la que piensa y el amor que siente hacia su trabajo. Esta entrevista nos transmite fuerza y ganas de luchar por igualdad de derechos. Queda un camino largo por recorrer pero el lado positivo es que estamos caminando por él y tarde o temprano llegaremos. Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    No sabes lo que me ha gustado leer la entrevista de Anna, es una mujer, como yo les llamo, todoterreno. (A todas esas mujeres que luchan por lo que realmente creen con todas sus fuerzas y dedicación)
    Es de admirar que existan mujeres como ella que luchan día tras día para poder lograr la igualdad entre géneros, lucha que muchas veces queda a la sombra de otros temas. Es decir, a veces solo nos acordamos de ello porque lo anuncian en los medios pero no somos conscientes que hay muchas personas que luchan por ello día tras día.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias chicas por compartir vuestras opiniones. Me siento màs fuerte gracias a vuestra palabras. Seguimos luchando y apoyandonos para la defensa de los derechos de la mujeres y la igualdad.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Holiii!!
    Me ha encantado la entrevista, sobretodo porque esta mujer lo que está haciendo es una maravilla. Pero todavía queda un largo por delante para que todas las desigualdades queden totalmente erradicadas.
    ¡¡Nos vemos!!

    ResponderEliminar
  8. Un artículo muy interesante, la labor que realiza Anna Lucía Prieto es muy importante porque ayuda a muchas mujeres de diferentes lugares a tener una mejor calidad de vida, y no puedo estar más de acuerdo con ella en el significado de esta fecha donde debemos rendir homenaje a todas esas mujeres que lucharon por un mejor lugar en la sociedad.

    ResponderEliminar